274589 100002062134567 1698101 n
ESTAS TRISTE?
»No os angustiéis. Confiad en Dios, confiad también en mí.
En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así,
ya os lo habría dicho. Voy a prepararos un lugar.
Y si me voy y os lo preparo, vendré para llevaros conmigo. Así estaréis donde yo esté.
Juan 14:1-3



Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman,
los que han sido llamados de acuerdo con su propósito.
Romanos 8:28



Mis ovejas oyen mi voz; yo las conozco y ellas me siguen.
Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano.
Mi Padre, que me las ha dado, es más grande que todos;
y de la mano del Padre nadie las puede arrebatar.
El Padre y yo somos uno.
Juan 10:27-30


No estéis tristes, pues el gozo del Señor es nuestra fortaleza.
Nehemías 8:10




Encomienda al Señor tus afanes, y él te sostendrá;
no permitirá que el justo caiga y quede abatido para siempre.
Salmo 55:22


El gran amor del Señor nunca se acaba, y su compasión jamás se agota.
Cada mañana se renuevan sus bondades; ¡muy grande es su fidelidad!
Por tanto, digo: «El Señor es todo lo que tengo. ¡En él esperaré!»
Bueno es el Señor con quienes en él confían, con todos los que lo buscan.
Lamentaciones 3:22-25

ESTAS DESALENTADO? «¿Con quién, entonces, me compararéis vosotros? ¿Quién es como yo?», dice el Santo.
Alzad los ojos y mirad a los cielos: ¿Quién ha creado todo esto? El que ordena la multitud
de estrellas una por una, y llama a cada una por su nombre. ¡Es tan grande su poder,
y tan poderosa su fuerza, que no falta ninguna de ellas! ¿Por qué murmuras, Jacob?
¿Por qué refunfuñas, Israel: «Mi camino está escondido del Señor; mi Dios ignora mi derecho»?
¿Acaso no lo sabes? ¿Acaso no te has enterado? El Señor es el Dios eterno, creador de
los confines de la tierra. No se cansa ni se fatiga, y su inteligencia es insondable.
Él fortalece al cansado y acrecienta las fuerzas del débil. Aun los jóvenes se cansan, se fatigan,
y los muchachos tropiezan y caen; pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas;
volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán.
Isaías 40:25-31
reflexiones



A las montañas levanto mis ojos; ¿de dónde ha de venir mi ayuda?
Mi ayuda proviene del Señor, creador del cielo y de la tierra. No permitirá que tu pie resbale;
jamás duerme el que te cuida. Jamás duerme ni se adormece el que cuida de Israel.
El Señor es quien te cuida, el Señor es tu sombra protectora. De día el sol no te hará daño,
ni la luna de noche. El Señor te protegerá; de todo mal protegerá tu vida.
El Señor te cuidará en el hogar y en el camino, desde ahora y para siempre.
Salmo 121
video oraciones


Jesús dijo:
¡Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba! De aquel que cree en mí, como dice la Escritura,
brotarán ríos de agua viva. Con esto se refería al Espíritu que habrían de recibir más tarde los
que creyeran en él. Hasta ese momento el Espíritu no había sido dado,
porque Jesús no había sido glorificado todavía.
Juan 7:37b-39




Cobrad ánimo y armaos de valor, todos los que en el Señor esperáis.
Salmo 31:24



El Señor está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido.
Salmo 34:18



¡Cuánto te amo, Señor, fuerza mía!
El Señor es mi roca, mi amparo, mi libertador;es mi Dios, el peñasco en que me refugio.
Es mi escudo, el poder que me salva, ¡mi más alto escondite!
Invoco al Señor, que es digno de alabanza, y quedo a salvo de mis enemigos.
Salmo 18:1-3



NO OS PREOCUPÉIS

No os preocupéis por vuestra vida, qué comeréis o beberéis;
ni por vuestro cuerpo, cómo os vestiréis.
¿No tiene la vida más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa?
Fijaos en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros;
sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?
¿Quién de vosotros, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida?»
¿Y por qué os preocupáis por el vestido? Observad cómo crecen los lirios del campo.
No trabajan ni hilan; sin embargo, os digo que ni siquiera Salomón, con todo su esplendor,
se vestía como uno de ellos. Si así viste Dios a la hierba que hoy está en el campo y mañana
es arrojada al horno, ¿no hará mucho más por vosotros, gente de poca fe?
Así que no os preocupéis diciendo: “¿Qué comeremos? Porque los paganos andan tras
todas estas cosas, y el Padre celestial sabe que necesitáis de todo esto.
Más bien, buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán
añadidas. Por lo tanto, no os angustiéis por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes.
Cada día tiene ya sus problemas.
Mateo 6:25-34
reflexiones




NO TENGAS MIEDO

No tengas miedo ni te desanimes, porque yo, tu Señor y Dios,
estaré contigo dondequiera que vayas.
Josué 1:9




Dios ha dicho:
«Nunca te dejaré; jamás te abandonaré.»
Así que podemos decir con toda confianza:“El Señor es quien me ayuda; no temeré.
Hebreos 13:5-6




Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios.
Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa.
Isaías 41:10
reflexiones 8




La paz sea contigo. ¡Cobra ánimo, no tengas miedo!
Daniel 10:19




Señor,
ayúdame a recordar
que nada ha de ocurrirme hoy,
que juntos Tú y yo no podamos sobrellevar.





Cuando siento miedo, pongo en ti mi confianza.
Confío en Dios y alabo su palabra; confío en Dios y no siento miedo.
¿Qué puede hacerme un simple mortal?
Salmo 56:3-4




El que habita al abrigo del Altísimo se acoge a la sombra del Todopoderoso.
Yo le digo al Señor: «Tú eres mi refugio, mi fortaleza, el Dios en quien confío.»
Sólo él puede librarte de las trampas del cazador y de mortíferas plagas, pues te cubrirá
con sus plumas y bajo sus alas hallarás refugio. ¡Su verdad será tu escudo y tu baluarte!
No temerás el terror de la noche, ni la flecha que vuela de día, ni la peste que acecha
en las sombras ni la plaga que destruye a mediodía. Podrán caer mil a tu izquierda,
y diez mil a tu derecha, pero a ti no te afectará. No tendrás más que abrir bien los ojos,
para ver a los impíos recibir su merecido. Ya que has puesto al Señor por tu refugio,
al Altísimo por tu protección, ningún mal habrá de sobrevenirte, ninguna calamidad
llegará a tu hogar. Porque él ordenará que sus ángeles te cuiden en todos tus caminos.
Con sus propias manos te levantarán para que no tropieces con piedra alguna.
Aplastarás al león y a la víbora; ¡hollarás fieras y serpientes! «Yo lo libraré,
porque él se acoge a mí; lo protegeré, porque reconoce mi nombre. Él me invocará, y
yo le responderé; estaré con él en momentos de angustia; lo libraré y lo llenaré de honores.
Lo colmaré con muchos años de vida y le haré gozar de mi salvación.»
Salmo 91




El Señor está conmigo, y no tengo miedo.
Salmo 118:6



La paz os dejo; mi paz os doy.
Yo no os la doy como la da el mundo.
No os angustiéis ni os acobardéis.
Juan 14:27


ESTAS ENOJADO?

No te irrites a causa de los impíos ni envidies a los que cometen injusticias; porque pronto se marchitan, como la hierba; pronto se secan, como el verdor del pasto. Confía en el Señor y haz el bien; establécete en la tierra y manténte fiel. Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón. Encomienda al Señor tu camino;confía en él, y él actuará. Hará que tu justicia resplandezca como el alba; tu justa causa, como el sol de mediodía. Guarda silencio ante el Señor, y espera en él con paciencia; no te irrites ante el éxito de otros, de los que maquinan planes malvados. Refrena tu enojo, abandona la ira; no te irrites, pues esto conduce al mal. Porque los impíos serán exterminados, pero los que esperan en el Señor heredarán la tierra.
Salmo 37:1-9
reflexiones


Con respecto a la vida que antes llevabais, se os enseñó que debíais quitaros el ropaje de la vieja naturaleza, la cual está corrompida por los deseos engañosos; ser renovados en la actitud de vuestra mente; y poneros el ropaje de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios, en verdadera justicia y santidad. Por lo tanto, dejando la mentira, hablad cada uno a su prójimo con la verdad, porque todos somos miembros de un mismo cuerpo. «Si os enojáis, no pequéis. »No dejéis que el sol se ponga estando aún enojados.
Efesios 4:22-26



Hay que poner en práctica la palabra
Mis queridos hermanos, tened presente esto: Todos debéis estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojaros; pues la ira humana no produce la vida justa que Dios quiere. Por esto, despojaos de toda inmundicia y de la maldad que tanto abunda, para que podáis recibir con humildad la palabra sembrada en vosotros, la cual tiene poder para salvaros la vida. No os contentéis sólo con escuchar la palabra, pues así os engañáis vosotros mismos. Llevadla a la práctica. El que escucha la palabra pero no la pone en práctica es como el que se mira el rostro en un espejo y, después de mirarse, se va y se olvida en seguida de cómo es. Pero quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha oído sino haciéndolo, recibirá bendición al practicarla. Si alguien se cree religioso pero no le pone freno a su lengua, se engaña a sí mismo, y su religión no sirve para nada. La religión pura y sin mancha delante de Dios nuestro Padre es ésta: atender a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y conservarse limpio de la corrupción del mundo.
Santiago 1:19-27



NECESITAS COMPAÑIA?
SALMO 23


El Señor es mi pastor,
eso es relación

nada me falta;
eso es suministro

en verdes pastos me hace descansar.
Eso es descanso

Junto a tranquilas aguas me conduce;
eso es recreo

me infunde nuevas fuerzas.
eso es recuperación

Me guía por sendas de justicia
eso es orientación

por amor a su nombre.
eso es propósito

Aun si voy por valles tenebrosos,
eso es prueba

no temo peligro alguno
eso es protección

porque tú estás a mi lado;
eso es fidelidad

tu vara de pastor me reconforta.
eso es disciplina

Dispones ante mí un banquete
en presencia de mis enemigos.
eso es esperanza

Has ungido con perfume mi cabeza;
eso es consagración

has llenado mi copa a rebosar.
eso es abundancia

La bondad y el amor me seguirán
todos los días de mi vida;
eso es bendición

y en la casa del Señor
eso es seguridad

habitaré para siempre.
Eso es eternidad




NECESITAS PERDON?
Ten compasión de mí, oh Dios, conforme a tu gran amor; conforme a tu inmensa bondad,
borra mis transgresiones. Lávame de toda mi maldad y límpiame de mi pecado.
Yo reconozco mis transgresiones; siempre tengo presente mi pecado. Contra ti he pecado,
sólo contra ti, y he hecho lo que es malo ante tus ojos; por eso, tu sentencia es justa,
y tu juicio, irreprochable. Yo sé que soy malo de nacimiento; pecador me concibió mi madre.
Yo sé que tú amas la verdad en lo íntimo; en lo secreto me has enseñado sabiduría.
Purifícame con hisopo, y quedaré limpio; lávame, y quedaré más blanco que la nieve.
Anúnciame gozo y alegría; infunde gozo en estos huesos que has quebrantado.
Aparta tu rostro de mis pecados y borra toda mi maldad.
Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva la firmeza de mi espíritu.
No me alejes de tu presencia ni me quites tu santo Espíritu. Devuélveme la alegría
de tu salvación; que un espíritu obediente me sostenga. Así enseñaré a los transgresores
tus caminos, y los pecadores se volverán a ti. Dios mío, Dios de mi salvación,
líbrame de derramar sangre, y mi lengua alabará tu justicia. Abre, Señor, mis labios,
y mi boca proclamará tu alabanza. Tú no te deleitas en los sacrificios ni te complacen
los holocaustos; de lo contrario, te los ofrecería. El sacrificio que te agrada es un espíritu quebrantado; tú, oh Dios, no desprecias al corazón quebrantado y arrepentido.
Salmo 51:1-17


PROMESAS DE PERDÓN

Si afirmamos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no tenemos la verdad.
Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y
nos limpiará de toda maldad.
1 Juan 1:8-9




Pero cuando se manifestaron la bondad y el amor de Dios nuestro Salvador,
él nos salvó, no por nuestras propias obras de justicia sino por su misericordia.
Nos salvó mediante el lavamiento de la regeneración y de la renovación por el Espíritu Santo,
el cual fue derramado abundantemente sobre nosotros por medio de Jesucristo
nuestro Salvador. Así lo hizo para que, justificados por su gracia, llegáramos a ser
herederos que abrigan la esperanza de recibir la vida eterna.
Tito 3:4-7



¿Quién acusará a los que Dios ha escogido? Dios es el que justifica.
¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió, e incluso resucitó,
y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros.
¿Quién nos apartará del amor de Cristo?
¿La tribulación, o la angustia, la persecución, el hambre, la indigencia, el peligro, o la violencia?
Así está escrito:«Por tu causa siempre nos llevan a la muerte; ¡nos tratan como
a ovejas para el matadero!» Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores
por medio de aquel que nos amó. Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida,
ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes,
ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación,
podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.
Romanos 8:33-39




Que Dios mismo, el Dios de paz, os santifique por completo,
y conserve todo vuestro ser —espíritu, alma y cuerpo— irreprochable para
la venida de nuestro Señor Jesucristo. El que os llama es fiel, y así lo hará.
1 Tesalonicenses 5:23-24




Al único Dios, nuestro Salvador, que puede guardaros para que no caigáis,
y presentaros sin tacha y con gran alegría ante su gloriosa presencia, sea la gloria,
la majestad, el dominio y la autoridad, por medio de Jesucristo nuestro Señor,
antes de todos los siglos, ahora y para siempre! Amén.
Judas 24-25

ver también: reflexiones



Porque si perdonáis a otros sus ofensas,
también os perdonará a vosotros vuestro Padre celestial.
Mateo 6:14




ESTAS ESTRESADO?
»Venid a mí todos vosotros que están cansados y agobiados, y yo os daré descanso.
Cargad con mi yugo y aprended de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón,
y encontraréis descanso para vuestra alma.
Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana.»
Mateo 11:28-30




Así dice el Señor Todopoderoso:
Daré de beber a los sedientos y saciaré a los que estén agotados.»
Jeremías 31:25



Me diste vida, me favoreciste con tu amor,
y tus cuidados me han infundido aliento.
Job 10:12



Bendito sea el Señor, nuestro Dios y Salvador, que día tras día sobrelleva nuestras cargas.
Nuestro Dios es un Dios que salva; el Señor Soberano nos libra de la muerte.
Salmo 68:19-20





Ayudaos unos a otros a llevar las cargas, y así cumpliréis la ley de Cristo.
Si alguien cree ser algo, cuando en realidad no es nada, se engaña a sí mismo.
Cada cual examine su propia conducta; y si tiene algo de qué presumir,
que no se compare con nadie. Que cada uno cargue con su propia responsabilidad.
No os engañéis: de Dios nadie se burla. Cada uno cosecha lo que siembra.
El que siembra para agradar a su naturaleza pecaminosa, de esa misma naturaleza
cosechará destrucción; el que siembra para agradar al Espíritu, del Espíritu cosechará
vida eterna. No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo
cosecharemos si no nos damos por vencidos. Por lo tanto, siempre que tengamos
la oportunidad, hagamos bien a todos, y en especial a los de la familia de la fe.
Gálatas 6:2-5,7-10





Dichoso el que halla sabiduría, el que adquiere inteligencia.
Porque ella es de más provecho que la plata y rinde más ganancias que el oro.
Es más valiosa que las piedras preciosas: ¡ni lo más deseable se le puede comparar!
Con la mano derecha ofrece larga vida; con la izquierda, honor y riquezas.
Sus caminos son placenteros y en sus senderos hay paz.
Ella es árbol de vida para quienes la abrazan; ¡dichosos los que la retienen!
Proverbios 3:13-18






YO SOY EL QUE SOY
Exodo 3:14



Me has dado a conocer la senda de la vida;
me llenarás de alegría en tu presencia, y de dicha eterna a tu derecha.
Salmo 16:11





....alegraos de que vuestros nombres están escritos en el cielo.
Lucas 10:20



El fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad,
fidelidad, humildad y dominio propio.
Gálatas 5:22-23a
reflexiones



Alabanza a Dios por una esperanza viva

¡Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Por su gran misericordia,
nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo, para que
tengamos una esperanza viva y recibamos una herencia indestructible, incontaminada
e inmarchitable. Tal herencia está reservada en el cielo para vosotros, a quienes
el poder de Dios protege mediante la fe hasta que llegue la salvación que se ha de revelar
en los últimos tiempos. Esto es para vosotros motivo de gran alegría, a pesar de que
hasta ahora habéis tenido que sufrir diversas pruebas por un tiempo. El oro,
aunque perecedero, se acrisola al fuego. Así también vuestra fe, que vale mucho más
que el oro, al ser acrisolada por las pruebas demostrará que es digna de aprobación,
gloria y honor cuando Jesucristo se revele. Vosotros le amáis a pesar de no haberle visto;
y aunque no le véis ahora, creéis en él y os alegráis con un gozo indescriptible y glorioso,
pues estáis obteniendo la meta de vuestra fe, que es vuestra salvación.
1 Pedro 1:3-9





Que el Dios de la esperanza os llene de toda alegría y paz a vosotros que creéis en él,
para que reboséis de esperanza por el poder del Espíritu Santo.
Romanos 15:13



Pero que se alegren todos los que en ti buscan refugio;¡que canten siempre jubilosos!
Extiende tu protección, y que en ti se regocijen todos los que aman tu nombre.
Porque tú, Señor, bendices a los justos; cual escudo los rodeas con tu buena voluntad.
Salmo 5:11-12

ESTAS ALEGRE?

Pero yo confío en tu gran amor; mi corazón se alegra en tu salvación.
Canto salmos al Señor. ¡El Señor ha sido bueno conmigo!
Salmo 13:5-6



Bendito sea el Señor, que ha oído mi voz suplicante.
El Señor es mi fuerza y mi escudo; mi corazón en él confía; de él recibo ayuda.
Mi corazón salta de alegría, y con cánticos le daré gracias.
Salmo 28:6-7


PAGINA PRINCIPAR