Lrg--el-amor-es-mas-fuerte-8102
INSTANTES: Si pudiera vivir nuevamente mi vida En la próxima trataría de cometer mas errores No intentaría ser tan perfecta, me relajaría mas Sería mas tonta de lo que he sido De hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad Sería menos higiénico Correría mas riesgos, haría mas viajes, contemplaría mas atardeceres, subiría mas montañas, nadará más ríos. Iría a mas lugares donde nunca he ido Comería mas helados y menos habas Tendría mas problemas reales y menos imaginarios Yo fui una de esas personas que vivió sensata y prolíficamente cada minuto de su vida. Claro que tuve momentos de alegría. Pero si pudiera volver atrás trataría de tener Solamente buenos momentos Por sí no lo sabes de hecho la vida esta hecha de momentos. No pierdas el ahora Yo era de esas personas que no iban a ninguna parte Sin termómetro, una bolsa de agua caliente Un paraguas y un paracaídas. Si pudiera volver a vivir Viajaría mas liviana Si pudiera volver a vivir Andaría mas descalzo A principio de la primavera Y seguiría así hasta concluir el otoño Daría mas vueltas a Calecitos Contemplaría mas amaneceres Y jugaría con mas niños Si tuviera otra vez la vida Pero ya ven, tengo 85 años Y sé que me estoy muriendo. autor: Desconosido

EL HOMBRE Y LA MUJER: El hombre es la más elevada de las criaturas La mujer es el mas sublime de los ideales El hombre es el cerebro La mujer es el corazón El cerebro fabrica la luz; el corazón, el amor La luz fecunda, el amor resucita El hombre es fuerte por la razón La mujer es invencible por las lágrimas La razón convence, las lágrimas La razón convence, las lagrimas conmueven El hombre es capaz de todos los heroísmos La mujer de todos los martirios El heroísmo ennoblece; el martirio sublima El hombre es un código. La mujer es un evangelio El código corrige; el evangelio perfecciona El hombre es un templo. La mujer es un sagrario Ante el templo nos descubrimos; Ante el sagrario nos arrodillamos. El hombre piensa. La mujer sueña Pensar es tener en el cráneo una larva; Soñar es tener en la frente una aureola; El hombre es un océano. La mujer es un lago. El océano tiene la perla que adorna; El lago la poesía que deslumbra El hombre es el águila que vuela La mujer es el ruiseñor que canta Volar es dominar el espacio; Cantar es conquistar el alma. En fin El hombre está colocado donde termina la tierra La mujer donde comienza el cielo... autor: victor hugo

LA MARIONETA: Si de alguna manera Dios se olvidara de que soy solamente una marioneta de trapo y me regalara unos instantes de vida nodiriía todo lo que pienso pero en definitiva, pensaria todo lo que digo Daría importancia a las cosas no por lo que valen, sino por lo que significan dormiría poco y soñaría mucho porque entiendo que por cada minuto que cerramos losojos, perdemos 60 seg. de luz Andaría cuando los demás se detienen despertaría cuando los demás duermen escucharía mientras los demás hablan y como disfrutaría de un buen helado de chocolate Dios mio, si yo tuviera vida vestiría sencillo y me tiraría de bruces al sol dejando al descubierto, no solamente mi cuerpo si no mi alma Dios mio, si yo tuviera un corazón escribiría mi odio sobre el hielo y esperaría a que saliera el sol Pintaría con un sueño de Vangho un poema de Debedette y sobre las estrellas y una canción de Serrat sería la serenata que le regalaría a la luna Con mis lágrimas regaría las rosas para sentir el dolor de sus espinas y el beso encarnado de sus pétalos Si yo tuviera un poco de vida no dejaría pasar un solo día sind ecirle a la gente que quiero que la quiero Convencería a cada mujer que ella es mi favorita y viviría enamorado del amor les explicaria a los hombres cuan equivocados están cuando piensan, que dejan de madurarse cuando envejecen sin saber que realmente envejecen cuando dejan de madurarse A un niño le regalaría alas pero dejaría que el solo aprendiera a volar y a los viejos, a mis viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez si no con el olvido Son tantas las cosas que he podido aprender de ustedes los hombres he aprendido que cada uno quiere vivir en la cima de la montaña sin saber, que la verdadera felicidad este en forma de subirla He aprendido que cuando un niño nace y con su pequeño dedo, aprieta el puño de su padre, lo tiene atrapado para siempre y he aprendido que un hombre solamente tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando habrá de ayudarlo a levantarse. Son tantas las cosas que he aprendido de ustedes pero finalmente no sirven de nada porque cuando guarden a este pequeño muñeco dentro de la maleta, infelízmente estaré muriendo. autor: Jhony

AMISTAD: Si tienes un amigo, has merecido un don divino. La amistad leal, sincera, desinteresada es la verdadera comunión de las almas. El recuerdo del amigo lejano, del amigo de la niñez o de la juventud produce íntima alegría de haberlos conocido, Nuestra vida se enriqueció con su contacto por breve que haya sido. La amistad no se conquista, no se impone, se cultiva como una flor, se abona con pequeños detalles de cortesía y de ternura y de lealtad, se riega con aguas vivas de desinterés y de cariño silencioso. autor: Naty Antúnez

VIDA O MUERTE: Tanto tiempo sin tenernos ni hablarnos. En soledad nostálgica deprimente. Con ese matiz oscuro que a veces nos inunda de tristeza y desvelo, de cansancio, rutina y miedo. Soledad al no tenerte y existiendo. Ansiedad de no tocarte, lo siento. Más intenso que el sabor amargo de la ausencia de mi alma. Ilusiones que me engañan y marean mi realidad etérea que vuela hacia el recuerdo cuando fuimos y no pudimos. Cuando amamos y las palomas volaban formando corazones. Me perdía en tus bosques, en tus montañas y arrecifes, se desbordaban mis pasiones y mis manos temían perderte. Como el pato que cuida, la laguna donde bebe y nada, quiero cuidarte por siempre por ser la parte que marca, que dicta o que pauta y me da la vida o muerte. Autor: Pablo Cerda

NO TE SALVES: No te quedes inmóvil al borde del camino no congeles el júbilo no quieras con desgana no te salves ahora ni nunca no te salves no te llenes de calma no reserves del mundo sólo un rincón tranquilo no dejes caer los párpados pesados como juicios no te quedes sin labios no te duermas sin sueño no te pienses sin sangre y si te juzgas sin tiempo y te quedas inmóvil al borde del camino y te salvas entonces no te quedes conmigo. autor: Mario Benedetti

PARA ENTONCES: Quiero morir cuando decline el día en alta mar y con la cara al cielo donde parezca un sueño la agonía y el alma un ave que remonta el vuelo No escuchar en lós últimos instantes ya con el cielo y con el mar a solas más voces ni plegarias sollozantes y el majestuoso tumbo de las olas Morir cuando la luz triste retira sus áureas redes de la onda verde y ser como ese sol que lento expira algo muy luminoso que se pierde... Morir, y joven, antes que destruya el tiempo aleve la gentil corona; cuando la vida dice aún: soy tuya ¡Aunque sepamos bien que nos traiciona! autor: Manuel Gutiérrez Nájera

HOY PUEDE SER UN GRAN DIA Hoy puede ser un gran día plantéatelo así: Aprovecharlo o que pase de largo depende de tí. Dale el día libre a la experiencia para comenzar y recíbelo como si fuera fiesta de guardar. Hoy puede ser un gran día dando todo esto por descubrir si lo empleas como el último que te toca vivir Que todo cuanto te rodea lo han puesto para tí no lo mires desde la ventana y sientate al festín. Pelea por lo quieres y no desesperes si algo no anda bien. Hoy puede ser un gran día y mañana tambien autor: desconosido

MARCHARE SEÑOR: Marcharé señor, alegre o triste más resignado cuando al fin me hieras si vine al mundo porque tu quisiste ¿No he de partir sumiso cuando quieras? Un torcedor tan solo me acongoja y es haber preguntado el pensamiento sus porqués de la vida... ¡Mas la hoja quieres saber dónde la lleva el viento! Hoy, ya no pregunto nada cerré los ojos y mientras el plazo llega en que se termine la jornada mi inquietud se adormece en la almohada de la resignación ¡en tu regazo! autor: Amado Nervo

ESTUDIA: Estudia, es puerta de luz un libro abierto entra por ella, niño, y de seguro, que para tí será en lo futuro Dios mas visible, su poder mas cierto. El ignorante vive en el desierto donde es el agua poca, el aire impuro un grano le detiene el pie inseguro camina tropezando, vive muerto. Estudia, y no serás cuando crecido ni el juguete vulgar de las pasiones ni el esclavo servil de los tiranos. autor: desconosido

EL ASNO: En el establo se inicio la conversación. La mula empezó a burlarse del pobre asno. El caballo le hizo eco. Ambos pretendían pertenecer a la aristocracia de la familia equina. -Yo me siento orgullosa de ser pariente tuya dijo la mula al caballo- Tú si que puedes vanagloriarte de tus descendientes. -Sí, respondió el caballo – mis padres llevaron sobre sus lomos a los héroes que iban al campo de batalla en donde recogían gloria. Y tu borriquillo... ¿Cuál es tu gloria?, cuéntanos tu historia. -El asno hablo: - Mis abuelos no llevaron nunca sobre sus lomos los caballeros a sembrar la ruina y la muerte. Únicamente sobre el más humilde de mis antepasados, entró a Jerusalén, con un ramo de olivo en la mano, con la paz en el corazón, el Redentor del mundo... -No continuó. La mula y el caballo humillados, bajaron la cabeza y guardaron silencio. autor: desconosido

EN PAZ: Muy cerca de mi ocaso,yo te bendigo, vida porque nunca me diste ni esperanza fallida ni trabajos injustos, ni pena inmerecida. Porque veo al final de mi rudo camino que yo fui el arquitecto de mi propio destino que si extraje la hiel o la miel de las cosas, fue porque en ellas puse hiel, o mieles sabrosas. Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno, ¡ mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno ! Halle sin duda largas las noches de mis penas, ¡ mas no prometiste tú solo noches buenas. y en cambio tuve algunas santamente serenas... Amé, fui amado, el sol acarició mi faz ¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz! autor: desconosido

HOMBRES NECIOS QUE ACUSAÍS Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón, sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpáis. Si con ansia sin igual solicitáis su desdén, ¿por qué queréis que obren bien si las incitáis al mal? Combatís su resistencia y luego, con gravedad, decís que fue liviandad lo que hizo la diligencia. Parecer quiere el denuedo de vuestro parecer loco, al niño que pone el coco y luego le tiene miedo. Queréis, con presunción necia, hallar a la que buscáis para, pretendida, Tais; en la posesión, Lucrecia. ¿Qué humor puede ser más raro que el que, falto de consejo, él mismo empaña el espejo y siente que no esté claro? Con el favor y el desdén tenéis condición igual: quejándoos si os tratan mal; burlándoos, si os quieren bien. Opinión ninguna gana, pues la que más se recata, si no os admite, es ingrata, y si os admite, es liviana. Siempre tan necios andáis, que, con desigual nivel, a una culpáis por cruel a otra por fácil culpáis. ¿Pues cómo ha de estar templada la que vuestro amor pretende, si la que es ingrata ofende y la que es fácil enfada? Mas entre el enfado y la pena que vuestro gusto refiere, bien haya la que no os quiere, y quejaos enhorabuena. Dan vuestras amantes penas a sus libertades alas, y después de hacerlas malas las queréis hallar muy buenas. ¿Cuál mayor culpa ha tenido en una pasión errada: la que cae de rogada o el que ruega de caído? ¿O cuál es más de culpar aunque cualquiera mal haga: la que peca por la paga o el que paga por pecar? ¿Pues para qué os espantáis de la culpa que tenéis? Queredlas cual las hacéis o hacedlas cual las buscáis. Dejad de solicitar, y después, con más razón, acusaréis de afición de la que os fuere a rogar. Bien con muchas armas fundo que lidia vuestra arrogancia, pues en promesas e instancia juntáis diablo, carne y mundo. autor: Juana Ines de la cruz

LOS MOTIVOS DEL LOBO: El varón que tiene corazón de lis, alma de querube, lengua celestial, el mínimo y dulce Francisco de Asís, está con un rudo y torvo animal, bestia temerosa, de sangre y de robo, las fauces de furia, los ojos de mal: el lobo de Gubbia, el terrible lobo, rabioso, ha asolado los alrededores; cruel ha deshecho todos los rebaños; devoró corderos, devoró pastores, y son incontables sus muertes y daños. Fuertes cazadores armados de hierros fueron destrozados. Los duros colmillos dieron cuenta de los más bravos perros, como de cabritos y de corderillos. Francisco salió: al lobo buscó en su madriguera. Cerca de la cueva encontró a la fiera enorme, que al verle se lanzó feroz contra él. Francisco, con su dulce voz, alzando la mano, al lobo furioso dijo: —¡Paz, hermano lobo! El animal contempló al varón de tosco sayal; dejó su aire arisco, cerró las abiertas fauces agresivas, y dijo: —¡Está bien, hermano Francisco! ¡Cómo! —exclamó el santo—. ¿Es ley que tú vivas de horror y de muerte? ¿La sangre que vierte tu hocico diabólico, el duelo y espanto que esparces, el llanto de los campesinos, el grito, el dolor de tanta criatura de Nuestro Señor, no han de contener tu encono infernal? ¿Vienes del infierno? ¿Te ha infundido acaso su rencor eterno Luzbel o Belial? Y el gran lobo, humilde: —¡Es duro el invierno, y es horrible el hambre! En el bosque helado no hallé qué comer; y busqué el ganado, y en veces comí ganado y pastor. ¿La sangre? Yo vi más de un cazador sobre su caballo, llevando el azor al puño; o correr tras el jabalí, el oso o el ciervo; y a más de uno vi mancharse de sangre, herir, torturar, de las roncas trompas al sordo clamor, a los animales de Nuestro Señor. Y no era por hambre, que iban a cazar. Francisco responde: —En el hombre existe mala levadura. Cuando nace viene con pecado. Es triste. Mas el alma simple de la bestia es pura. Tú vas a tener desde hoy qué comer. Dejarás en paz rebaños y gente en este país. ¡Que Dios melifique tu ser montaraz! —Está bien, hermano Francisco de Asís. —Ante el Señor, que todo ata y desata, en fe de promesa tiéndeme la pata. El lobo tendió la pata al hermano de Asís, que a su vez le alargó la mano. Fueron a la aldea. La gente veía y lo que miraba casi no creía. Tras el religioso iba el lobo fiero, y, baja la testa, quieto le seguía como un can de casa, o como un cordero. Francisco llamó la gente a la plaza y allí predicó. Y dijo: —He aquí una amable caza. El hermano lobo se viene conmigo; me juró no ser ya vuestro enemigo, y no repetir su ataque sangriento. Vosotros, en cambio, daréis su alimento a la pobre bestia de Dios. —¡Así sea!, contestó la gente toda de la aldea. Y luego, en señal de contentamiento, movió testa y cola el buen animal, y entró con Francisco de Asís al convento. * Algún tiempo estuvo el lobo tranquilo en el santo asilo. Sus bastas orejas los salmos oían y los claros ojos se le humedecían. Aprendió mil gracias y hacía mil juegos cuando a la cocina iba con los legos. Y cuando Francisco su oración hacía, el lobo las pobres sandalias lamía. Salía a la calle, iba por el monte, descendía al valle, entraba en las casas y le daban algo de comer. Mirábanle como a un manso galgo. Un día, Francisco se ausentó. Y el lobo dulce, el lobo manso y bueno, el lobo probo, desapareció, tornó a la montaña, y recomenzaron su aullido y su saña. Otra vez sintióse el temor, la alarma, entre los vecinos y entre los pastores; colmaba el espanto los alrededores, de nada servían el valor y el arma, pues la bestia fiera no dio treguas a su furor jamás, como si tuviera fuegos de Moloch y de Satanás. Cuando volvió al pueblo el divino santo, todos lo buscaron con quejas y llanto, y con mil querellas dieron testimonio de lo que sufrían y perdían tanto por aquel infame lobo del demonio. Francisco de Asís se puso severo. Se fue a la montaña a buscar al falso lobo carnicero. Y junto a su cueva halló a la alimaña. —En nombre del Padre del sacro universo, conjúrote —dijo—, ¡oh lobo perverso!, a que me respondas: ¿Por qué has vuelto al mal? Contesta. Te escucho. Como en sorda lucha, habló el animal, la boca espumosa y el ojo fatal: —Hermano Francisco, no te acerques mucho... Yo estaba tranquilo allá en el convento; al pueblo salía, y si algo me daban estaba contento y manso comía. Mas empecé a ver que en todas las casas estaban la Envidia, la Saña, la Ira, y en todos los rostros ardían las brasas de odio, de lujuria, de infamia y mentira. Hermanos a hermanos hacían la guerra, perdían los débiles, ganaban los malos, hembra y macho eran como perro y perra, y un buen día todos me dieron de palos. Me vieron humilde, lamía las manos y los pies. Seguía tus sagradas leyes, todas las criaturas eran mis hermanos: los hermanos hombres, los hermanos bueyes, hermanas estrellas y hermanos gusanos. Y así, me apalearon y me echaron fuera. Y su risa fue como un agua hirviente, y entre mis entrañas revivió la fiera, y me sentí lobo malo de repente; mas siempre mejor que esa mala gente. y recomencé a luchar aquí, a me defender y a me alimentar. Como el oso hace, como el jabalí, que para vivir tienen que matar. Déjame en el monte, déjame en el risco, déjame existir en mi libertad, vete a tu convento, hermano Francisco, sigue tu camino y tu santidad. El santo de Asís no le dijo nada. Le miró con una profunda mirada, y partió con lágrimas y con desconsuelos, y habló al Dios eterno con su corazón. El viento del bosque llevó su oración, que era: Padre nuestro, que estás en los cielos... autor: Rubén Darío

Latest tracks by elie-exmy
PAGINA PRINCIPAR